ELECTRICIDAD Y AGUA para agricultura en el desierto

Los dispositivos permitirán fijar población en islas y zonas áridas

Sol para obtener electricidad y agua en el desierto. Ese ha sido el argumento de trabajo para un profesor de ingeniería medioambiental en Arabia Saudí, que ha creado un piloto de placas solares y una masa de hidrogel para absorber la humedad del aire. Pero habrá que escalar para hacerlo aplicable a grandes plantaciones. El objetivo del proyecto ha sido generar agua sin uso de energías convencionales para permitir el riego en regiones áridas.

En el desarrollo se ha utilizado paneles solares fotovoltaicos y un hidrogel que absorbe la humedad del aire. El estudio lo publica la revista Cell Reports Physical Science, que describe el invento como «sostenible y de bajo coste». Y con un efecto directo en las posibilidades de desarrollo de las poblaciones que habitan en zonas desérticas y pequeñas islas sin agua dulce en todo el mundo.

La instalación piloto generó algo más de 1.500w que permitieron hinchar el hidrogel con dos litros de agua

Peng Wang, el inventor, es profesor de ingeniería medioambiental en la Universidad Rey Abdullah de Ciencia y Tecnología (KAUST), cerca de Jeddah, en Arabia Saudí.

Una cámara de calor y una masa de hidrogel

El esquema del dispositivo consiste en una gran caja metálica en la que se condensa el calor producido por las placas solares y se extrae el agua de la humedad del aire, por baja que sea, absorbido por el hidrogel.
El hidrogel, además, mejora la eficiencia de los paneles solares porque absorber parte del calor y reduce así la altísima temperatura que alcanzan los paneles.

Un apoyo a poblaciones del desierto y en islas

El sistema permite, pues, disponer de electricidad y agua en el desierto, agua extraída del aire ambiente y energía limpia para cualquier uso aplicado a la industria, la agricultura o la ganadería. Una aportación que puede parecer simple puede ser un factor de cambio importante para fijar población en zonas desfavorables.

Tal vez te interese:  SAIC MAXUS V90, autocaravana de dos pisos con ascensor

La prueba de campo

La experiencia de campo de Peng Wang tuvo lugar el verano de 2021, el momento más caluroso del año en Arabia Saudí. Con el agua extraída del hidrogel se consiguió hacer germinar y crecer sesenta plantas de espinaca hasta casi 20 cm de altura, plantadas en un cajón de cultivo. La instalación piloto generó algo más de 1.500w que permitieron hinchar el hidrogel con dos litros de agua.

Un «pack» hidro-fotovoltaico

En este momento se trabaja para mejorar el rendimiento del hidrogel y crear un «pack» de agricultura y ganadería basado en energía fotovoltaica con generación de agua a partir de la humedad ambiente. Y ese modelo abriría nuevas expectativas para las poblaciones del desierto y de islas sin agua dulce.

Redacción BE OnLoop

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba