CENIZAS DE LEÑA, cómo utilizarlas en tu jardín

En pequeñas cantidades, vienen bien para casi todo en el jardín y el huerto

No desprecies las cenizas de leña de tu chimenea o barbacoa, porque son ricas en oligoelementos y eso es muy interesante para tu jardín. Además, las puedes aprovechar para casi todas tus plantas.

El sol empieza a calentar tu casa, y si tienes chimenea o barbacoa es el momento de recoger la ceniza porque es rica en calcio, sílice y otros oligoelementos, excelente para tus plantas. Pero con moderación. Hablamos de no echar a las plantas más de entre 75 y 100 gramos de ceniza por metro cuadrado.

Jardinero que nos enseña a utilizar la ceniza en nuestro jardín
Jardinero que nos enseña a utilizar la ceniza en nuestro jardín

Echa cenizas de leña cuando ya no llueva

Llega abril y con él el buen tiempo. Conviene evitar las lluvias, porque la ceniza y la lluvia no se llevan bien. La potasa que contiene es soluble y puede llegar lejos arrastrada por las lluvias.

La ceniza contiene del 20 al 50% de calcio, un 14% de sílice, potasio, magnesio y fósforo, entre otras cosas. La potasa estimula el desarrollo de las raíces, la floración y la fructificación.

Eso sí, nunca uses para las plantas cenizas que procedan de maderas con ningún tipo de barnices ni pinturas, sólo leña natural limpia.

Buena para todo excepto las plantas “de brezo”

Y puede utilizarse en casi cualquier rincón del jardín o del huerto: “Ya sea el césped, los rosales, los arbustos en flor, el huerto o la huerta, todas las partes del jardín pueden recibir ceniza de madera si es necesario, en pequeñas cantidades, excepto las plantas de brezo”, explica el blog Binette et Jardin.

Hubert Le Jardinier, colaborador de jardinería del portal L´Est Eclair, nos explica más sobre las plantas llamadas de brezo, que son aquéllas a las que les gustan los suelos ácidos: azaleas, hortensias, rododendros, camelias, arces japoneses, magnolias, brezos son plantas que no soportan bien la ceniza.

Ceniza al pie de los frutales, bien pero nunca pongas más de 100 gramos por metro cuadrado / DEAVITA

Cenizas de leña mezclada con compost

La ceniza también puede mezclarse con el compost, en la proporción que mencionamos al principio. Cantidades limitadas porque su textura fina y su alto contenido en cal pueden dificultar una buena aireación y ralentizar la descomposición de los elementos. “Unos puñados esparcidos de vez en cuando son suficientes”, dice Détente Jardin.

Tal vez te interese:  POSIGREEN, el sustrato genial a base de posidonia

Frutas y verduras que quieren cenizas

Los frutales aguantan hasta 100 gramos por metro cuadrado. En general, frutas y verduras la agradecen porque les facilita el crecimiento, y varias de ellas son:

Hortalizas de raíz (nabos, zanahorias)
Hortalizas de flor (brécol, coliflor)
Bayas (fresas, frambuesas)
Hortalizas pequeñas (tomates cherry, rábanos)
Cítricos (naranjas, limones)
Hortalizas de fruto (pepinos, berenjenas)
Plantas (bambú, rosas)

Como es un poco cáustica, la ceniza viene bien para evitar las plagas, siempre que esté seca. Si llueve se acabó el efecto. Si es pensando en repeler plagas, espolvorea un poco de ceniza sobre las hojas.

Perejil con un puñado de ceniza al pie / INFOAGRO

La ceniza de leña cura la podredumbre del ajo

El bulbo del ajo tiene tendencia a pudrirse y cuando eso pasa podemos quedarnos sin cosecha en la tierra o allí donde los guardemos tras recogerlos. Espolvoreae ceniza sobre los ajos en la primavera temprana es un fungicida tranquilizador.

Cómo almacenar la ceniza

No guardes las ceniza en un lugar expuesto al ambiente, porque si cogen humedad no te servirán para nada.

Tras recogerlas de la chimenea o la barbacoa una vez que estén frías en bueno guardarlas en bolsas de plástico, para usarlas durante la primavera.

Edición BE OnLoop con informaciones de L´Est Eclair, Détente Jardin, Binette et Jardin e Infoagro

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba