CREMA UNTABLE DE ALGARROBA, del restaurante Magoga

Nos ha encantado la iniciativa de Guía Michelin, que en su búsqueda de recetas muy de la tierra se ha fijado en una especialidad sobresaliente del cartagenero Magoga -con una Estrella Michelin-: su Crema Untable de Algarroba. Lo escribimos con mayúsculas porque somos fans de la algarroba y se nos saltan las lágrimas.

La web de Guía Michelin ha contactado con el restaurante Magoga, en Cartagena, para pedirles una receta asequible que hablase de los productos de esa tierra, y la chef María Gómez ha decidido enviarles un postre que, como dice ella, les representa. Y es que Murcia, como Alicante, es muy algarrobera.

De hecho, Magoga cuida de unos cuantos algarrobos en su finca familiar El Soto.

Amor por la tierra

En Magoga tienen clara su defensa del kilómetro cero, y en su web lo dicen en voz alta: «Las aguas del Mediterráneo y el Campo de Cartagena son la asombrosa despensa en la que encuentran preciados tesoros en forma de materias primas. A través de la historia, los recuerdos de infancia y las recetas tradicionales de sus abuelos, nos invitan a redescubrir las raíces culinarias de la región en un delicado juego que aúna pasado y presente». O sea, que ya estamos tardando en pedir mesa.

Pero mientras ese día feliz llega puedes animarte a hacer la Crema Untable de Algarroba en casa. Pronto tendrás las algarrobas maduras -de color marrón muy oscuro, no las uses si les quedan partes verdes- en herbolarios y mercados bien surtidos. Pero aquí simplificamos comprando la algarroba ya molida, en cualquier momento del año.

INGREDIENTES

  • 150 gr de Almendra marcona
  • 200 gr de Higos secos
  • 50 gr Polvo de algarroba eco
  • 200 ml Leche de cabra
  • 0,03 gr Sal marina

ELABORACIÓN

  1. En un recipiente añadir las almendras tostadas, incorporar los higos secos, la harina de algarroba y la sal marina.
  2. Por último, añadir la leche de cabra y pasar por un procesador tipo Robocoupe o Thermomix.
  3. Importante trabajar durante unos minutos.
  4. Podemos dejar la crema con trocitos de fruto seco (como si fuera un praliné à l´ancienne) o bien, podemos pasarlo por la conchadora para obtener una crema totalmente fina.
Tal vez te interese:  HISTORIA del CHOCOLATE: del cacao al placer sublime

RELACION DE ALÉRGENOS

Leche, A y Cáscara, A

Edición BE OnLoop sobre artículo de Guía Michelin y web de Restaurante Magoga

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba