Drago Milenario: el gigante de Las Canarias

Declarado Monumento Nacional en 1917, este drago milenario ha sido objeto de diversas obras de protección a lo largo de los años. Su entorno, el Parque del Drago, alberga una rica variedad de flora endémica y ofrece una experiencia educativa y cultural única.

El Drago Milenario de Icod de los Vinos, ubicado en el norte de Tenerife, es un espécimen impresionante de Dracaena draco. Con una altura de unos 18 metros, es uno de los monumentos naturales más destacados de las Islas Canarias.

Video del Parque del Drago Milenario / YouTube @videotraveler

Este árbol es el más impresionante y emblemático de las Islas Canarias, por su tamaño y forma única, características que lo distinguen entre otras especies de su género. Más allá de su imponente altura, el diámetro de su copa alcanza los 20 metros, creando una sombra amplia y fresca que ofrece un refugio natural en su entorno.

En el tronco presenta una notable cavidad que alcanza hasta seis metros de altura, la cual fue saneada en 1985 para evitar problemas de hongos mediante la instalación de un ventilador en su interior.

Información práctica para visitar al Drago Milenario

Coste de entrada y horarios

El acceso al Parque del Drago tiene un costo asequible para diferentes grupos de visitantes. El precio de la entrada es de 5 € para adultos, 3 € para estudiantes y pensionistas, y 2,50 € para niños menores de 8 años. Los residentes en Icod de los Vinos tienen entrada gratuita, lo que fomenta la participación de la comunidad local. El parque está abierto al público todos los días de la semana, permitiendo a los visitantes planificar su visita con flexibilidad.

Instalaciones y atractivos del Parque del Drago

Entre las instalaciones destacan áreas de pícnic, lagar y zonas de descanso que permiten disfrutar de un entorno natural y bien cuidado.

Una de las áreas más interesantes del parque es la Guardería de Dragos. Esta sección está dedicada a mostrar el proceso de crecimiento y desarrollo de los dragos, permitiendo a los visitantes aprender sobre la biología y el ciclo de vida de estos impresionantes árboles.

Tal vez te interese:  EL OSO PRESUMIDO que encontró una GoPro

Otro punto destacado del parque son las pequeñas cuevas volcánicas que albergan recreaciones de enterramientos guanches. Estas cuevas ofrecen una visión histórica y cultural de las antiguas prácticas funerarias de los guanches, los antiguos habitantes de Canarias.

Un destino completo que combina educación, historia y naturaleza, de Tenerife.

Además, el parque también cuenta con otras instalaciones y elementos de interés, como carboneras y muros de sorriba restaurados, que reflejan prácticas agrícolas tradicionales de la región.

Conservación de un gigante ancestral

Aunque su edad exacta es difícil de determinar, se estima que este drago tiene entre 800 y 1,000 años de antigüedad. Este árbol es uno de los ejemplares más antiguos, una especie de árbol endémica de la región macaronésica.

De árbol milenario a monumento Nacional

Copa Drago tenerife
Con más de trescientas ramas principales, la estructura del Drago Milenario es robusta y compleja

En 1917, el Drago Milenario de Icod de los Vinos fue oficialmente declarado Monumento Nacional. Esta protección legal garantizó su preservación y reconocimiento, consolidando su estatus como uno de los tesoros naturales más significativos de Canarias.

Para mejorar la conservación y protección del Drago Milenario, en 1984 el ayuntamiento de Icod de los Vinos convocó un concurso de ideas, con el objetivo era desarrollar un plan para asegurarar la integridad del árbol y sus alrededores. La propuesta ganadora, priorizó el alejamiento de la carretera que pasaba cerca del drago, y en 1993 se ejecutó el desvío de la carretera.

Este esfuerzo se llevó a cabo para proteger el árbol de la contaminación y del impacto directo del tráfico, ubicando la nueva carretera más lejos, permitieron la creación de un ambiente más seguro y favorable para su conservación.

Técnicas de conservación para el Drago Milenario

En 1985, se llevó a cabo una restauración que incluyó el saneamiento de la cavidad del tronco mediante la instalación de un ventilador. Este dispositivo se introdujo para mejorar la circulación del aire dentro del tronco, previniendo la acumulación de humedad y la proliferación de hongos que podrían dañar su estructura.

Diversas medidas de protección han sido cruciales para asegurar la salud y longevidad del drago milenario.

Visitar el Drago es una oportunidad para experimentar la magia de un árbol milenario, y comprender la importancia de preservar nuestro entorno natural. Porque este árbol nos enseña una valiosa lección sobre la resiliencia y la importancia de proteger nuestros tesoros naturales.

Tal vez te interese:  BUITRE LEONADO: un héroe incomprendido de la biodiversidad

¿Te ha gustado este artículo? Conocías la historia de este árbol. Si te gusta la naturaleza y queires seguir conociendo datos curiosos no te pierdas nuestra sección BEnature.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba