DRAGON AZUL, un Pokémon en el mar

Si lo ves en una playa no lo toques, es una babosa muy venenosa

El Glaucus atlanticus -o dragón azul- es uno de los animales más fascinantes del océano, y uno de las más peligrosos. También conocido como golondrina de mar, es una especie de babosa marina de colores brillantes. Se encuentra en todas las partes templadas de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. Y también en el Mediterráneo. Y acumula las toxinas de sus presas para hacerse venenoso.

Características del dragón azul

Técnicamente esta especie, que a veces llaman golondrina de mar, es un molusco nudibranquio. Y a pesar de que en las fotos impresiona -muchos coinciden en hablar de él como un auténtico Pokémon hecho realidad- pocas veces supera los tres centímetros de longitud. Una burbuja de aire almacenada en su estómago le permite flotar.

Color para que le vean y no le vean

A menudo flota sobre su espalda y lo que vemos es su colorido vientre que curiosamente le hace apetecible a los depredadores aéreos como gaviotas, fragatas y alcatraces.

No cojas nunca un Dragón azul con las manos / iSTOCK-Nobuhiko Kimoto

En realidad su color azul actúa como camuflaje entre las olas del mar. Y el color apagado del lomo se confunde con la superficie brillante del mar, ocultándolo de los depredadores-pobrecitos si lo intentan-.

Esta babosa se come los tentáculos de la carabela portuguesa, una medusa muy venenosa que es el terror de las playas en mares cálidos

Hay que tener mucho cuidado con los dragones azules que se encuentran en las playas, porque son muy tóxicos. Esta babosa se come los tentáculos de la carabela portuguesa, una medusa muy venenosa que es el terror de las playas en mares cálidos, y los asimila para su propia protección. Por ello, el dragón azul es un animal especialmente venenoso a incluso mortal para los humanos.

Los dragones azules son hermafroditas

Otra característica fascinante del dragón azul es que es hermafrodita, todos los individuos tienen órganos reproductores masculinos y femeninos. Una vez que se ha producido el apareamiento, ambos son capaces de poner huevos.

Si encuentras un dragón azul en la orilla no lo cojas con las manos. Algunas personas reaccionan muy mal al tocarlo y han sufrido un shock anafiláctico, que puede provocar, como poco, unos escozores insoportables.

Edición BE OnLoop

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba