FELDESPATO: la clave para “cultivar” nieve ecológica

Un mineral que quizás no te suena, pero que es abundante en la corteza terrestre. ¿Sabes qué relación tiene con el cultivo de nieve ecológica?

El feldespato es un mineral poco conocido por el público en general, pero es en realidad uno de los componentes más habituales en la corteza terrestre de nuestro planeta. Se usa como materia prima en industrias como la cerámica, el vidrio y la creación de esmaltes. Está compuesto principalmente por potasio, sodio y calcio, por lo que es totalmente inocuo para el medio ambiente. Ahora, gracias a una nueva investigación, este mineral ha dado el salto a las pistas de esquí y se espera que ayude a “cultivar” nieve de forma más ecológica y sostenible, revolucionando los deportes de invierno.

La Molina, una estación de esquí piloto

estación de esquí
Las estaciones de esquí pueden producir nieve artificial más eficiente gracias a esta nueva técnica.

Esta temporada invernal ha marcado el pistoletazo de salida para la puesta en marcha de un proyecto pionero que busca “cultivar” nieve artificial sostenible en La Molina, una estación de esquí situada en Los Pirineos, pionera en innovaciones ecológicas y el lugar elegido para la puesta en marcha de “El Laboratorio de la Nieve”.

El Laboratorio de la Nieve, un proyecto innovador

Este proyecto empezó a gestarse hace diez años cuando se estudiaba la química atmosférica en busca de partículas que pudieran congelarse. Desde entonces, se ha investigado mucho sobre este mineral y gracias al trabajo conjunto del Consejo Superior de Investigación Científica (CSIC), Ferrocarrils de la Generaltitat de Catalunya y TechnoAlpin. Juntos han desarrollado un nuevo procedimiento para cultivar nieve que busca “imitar” a la naturaleza gracias al uso del feldespato. El proceso es tan fascinante como efectivo y permite obtener mejor nieve con menos recursos.

detalle macro de un copo de nieve
Las partículas de agua al congelarse crean patrones asombrosos.

Gracias al apoyo de las instituciones, se han instalado dos cañones de nieve en La Molina: uno tradicional y otro dotado de esta nueva tecnología para poder analizar y valorar los resultados obtenidos.

Estas pruebas serán cruciales para determinar la viabilidad ambiental y económica del proyecto. Además, ayudarán a comprender mejor los procesos atmosféricos tales como la formación de nubes y la pluviometría.

Cómo se cultiva nieve con feldespato

Para conseguir “cultivar” la nieve, se añade feldespato al agua en los cañones. Así se facilita la formación de copos, lo que permite que se genere nieve a temperaturas más altas y con mayor rapidez. Gracias a esta mineralización, se obtiene un núcleo que favorece la creación de nieve cultivada, con mayor consistencia en menos tiempo y a mayor temperatura. Tras varias pruebas ya se ha demostrado que la nieve cultivada con feldespato es más resistente a la fricción, por lo que resulta óptima para los amantes del esquí y el snowboard.

Tal vez te interese:  FAIRPHONE 4, el móvil honesto y sin obsolescencia programada
cañón de nieve cultivada con feldespato
El feldespato es un mineral común en la naturaleza e inocuo

Impacto y beneficios ambientales de la nieve “cultivada” con feldespato

La tecnología del feldespato no solo es una victoria para los esquiadores que buscan pistas de alta calidad, sino también para el medio ambiente. Al reducir el consumo de agua y energía, La Molina está liderando el camino hacia un futuro más sostenible en la industria del esquí. Este enfoque eco-consciente podría tener un impacto significativo en la reducción de la huella de carbono asociada con los deportes de invierno.

esquiadora en nieve cultivada
La nieve cultivada con feldespato es más resistente y duradera

El futuro de la nieve ecológica y su potencial global

No debemos olvidar que la generación de nieve en La Molina, tiene como objetivo ser sostenible al menos hasta el año 2050. El proyecto se basa en reutilizar la nieve de la propia estación de una temporada a la siguiente.

En la Molina existe un sistema de embalses que, cuando termina la temporada de esquí y aumentan las temperaturas, recoge el agua procedente del deshielo de las pistas. Estos embalses permiten reservarla para su posterior utilización al invierno siguiente.

Ahora gracias al nuevo método de mineralización con feldespatos, el agua se usará par cultivar nueva nieve. En un ciclo que garantiza que el agua no sea consumida. Por lo que todo apunta a que los resultados de estas primeras pruebas serán muy positivos y extrapolables a otros centros de esquí en los próximos años.

Embalse que recoge agua del deshielo de una estación de esquí
Recreación de un embalse que recoge agua del deshielo de las pistas de esquí

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba