HOCES DEL DURATÓN, piragua y buitres

A pié o en piragua, el Duratón es una ruta genial en el centro de Segovia

La excursión a las Hoces del Duratón, en el entorno de Sepúlveda (Segovia) es una de las más agradecidas que puedas imaginar, porque está muy bien señalizada, tiene tramos a pie o a caballo y tramos espectaculares para la piragua y porque las instalaciones para piragua y stand-pádel son estupendas.

Las Hoces del Duratón son archiconocidas de toda la gente de la provincia de Segovia porque San Frutos -el santo pajarero- es el patrón de la capital segoviana. La ubicación de su ermita, románica del siglo XI, es impresionante, sobre uno de los morros que marca un meandro del río, a más de cien metros de altura sobre el agua.

El paisaje desde la ermita del santo

Desde ella se contempla la imagen que abre este artículo, y los buitres te pasan rozándote el pelo en el tramo sin árboles que te da acceso a la ermita. Ellos están más atentos que tú, pero cuando pasan a ras de suelo (para ellos son cien metros de altura desde el río) sobre este morro piensas que se van a estampar contra ti cuando camines hacia el viejo templo.

El tramo más espectacular del río es el de la ermita del santo, porque los acantilados son los más altos

Si quieres piragua tienes varios clubes que o bien están en la orilla en pueblos como San Miguel de Bernuy, o bien te llevan las piraguas desde Sepúlveda, la población más importante del Parque Natural. Desde luego el tramo más espectacular del río es el de la ermita del santo, porque los acantilados son los más altos, y avanzas con los remos entre paredes calizas llenas de nidos de buitre, en un silencio total.

Los clubes de San Miguel de Bernuy

Pero el foco deportivo está en San Miguel de Bernuy, a casi veinte kilómetros de Sepúlveda, donde se concentran varios clubes en los que alquilas piraguas y stand-pádel e incluso patinetes, que serán menos deportivos pero más divertidos.

Tal vez te interese:  NACIMIENTO DEL RIO MUNDO y su apasionante cueva

El recorrido es por un paisaje más plano que el de San Frutos, con algunos acantilados discretos y con riberas llenas de junco de la que salen a menudo patos y garzas reales e imperiales. También aquí los buitres están siempre en el cielo, y el agua es menos profunda. En esta zona embalsada del río está permitido el baño, pero no podemos bañarnos en la zona de la ermita de San Frutos, entre otros tramos donde las aguas son profundas y el acceso por tierra es muy complicado.

Caminos de ribera a pie

Un recorrido a pie precioso y por la ribera del Duratón natural -no embalsado- comienza al norte de Sebúlcor. Dejas el coche en un aparcamiento que por cierto te ofrece un chiringuito fantástico junto al río, y caminas hacia el oeste siguiendo el curso del agua en su camino hacia el Duero. Ese es un tramo corto, ideal para quien no quiere hacer gran esfuerzo o para familias con niños. Y en verano es genial para darse un baño en los remansos del agua.

La ermita de San Frutos -patrón de Segovia- corona uno de los mayores acantilados / PABLO RAMON

Y muchos recorren a pie las Hoces del Duratón desde la altura de los páramos que ha labrado el río. A quienes les guste ver pájaros, esa excursión es preciosa, caminando entre sabinas y enebros, porque vemos muchos pájaros esteparios, además de buitres, ratoneros, cernícalos y milanos.

Lluís ALAMANY

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba