JONAH Y JENNY ROSE y su finca regenerativa en Cabo Cope

Sunflower Homestad, en Murcia, es su sueño de vida ecológica

Jonah y Jenny Rose decidieron instalarse en la desértica costa del Cabo Cope, en Murcia, para vivir en el campo y sacar adelante su finca regenerativa. A juzgar por la foto que abre este artículo, el esfuerzo está mereciendo la pena. Y no sabemos si lo decimos por los limones de tres cuartos de kilo o por la sonrisa enorme del granjero.

Jonah Van Beijnen lo confirma feliz: «Nuestra granja en la provincia de Murcia, al sureste de España, va bien».
Su historia es singular. «Empezamos este proyecto como hobby hace tres años, durante el primer confinamiento en 2020, con el objetivo final de llegar a ser autosuficientes con nuestra producción de alimentos.

Patos y gallinas deambulan por la finca, completando el concepto de la agricultura regenerativa /​ ​JONAH VAN BEIJNEN

Utilizando para ello métodos de agricultura sostenible. Sin pesticidas ni fertilizantes químicos. Utilizamos ideas y principios de permacultura y plantación de verduras, y sólo producimos para nuestro propio consumo».

Un trabajo por amor a la tierra

Cultivamos aproximadamente una hectárea y sólo lo hacemos fuera del horario laboral, porque ambos tenemos trabajos «normales». Recibimos ayuda extra cuando es necesario. En nuestra tercera temporada, hemos conseguido producir el 100% de las verduras (incluidas las patatas), aproximadamente el 50% de la carne y el 50% de las frutas que consumimos.

Más de 50 especies de fruta y verdura en su finca regenerativa

Para tener una dieta equilibrada, completa y diversa, hemos plantado más de 50 especies de verduras y frutas, la mayoría perennes. En total, unas 100 variedades. Al igual que en un bosque, la diversidad es clave para crear un sistema agrícola resistente. Un año va bien un determinado cultivo o variedad, al año siguiente otro. Una mayor diversidad también se traduce en menos plagas y enfermedades, atrae de nuevo a la fauna a la granja y ¡es más divertido en el plato!

Jenny Rose sostiene dos calabazas de buen porte / JONAH VAN BEIJNEN

La mejora del suelo de la finca regenerativa

«Ponemos mucho énfasis en la construcción del suelo. Un mayor contenido de materia orgánica significa un suelo más fértil para sus plantas y árboles, pero también significa que se almacena más carbono en el suelo y que éste puede retener más agua. Cuando empezamos aquí, el suelo tenía un contenido de materia orgánica cercano a cero. Ahora, 3 años después, en muchos lugares del huerto alcanzamos el 5-6%».

Hablando de agua

Jonah y Jenny Rose han estudiado mucho antes de llegar, y han aprendido en el día a día. «Cada aumento del 1% en la materia orgánica del suelo (SOM) ayuda al suelo a retener aproximadamente 160.000 litros de agua por hectárea. Lo que significa que si podemos establecer un contenido medio de materia orgánica del 6% en toda la finca, ¡podremos almacenar casi 1.000.000 de litros de agua en el suelo de nuestra pequeña finca de 1 hectárea!»

En una provincia desértica como Murcia, cuando llueve, diluvia, mientras que los veranos son terriblemente calurosos y secos. «Almacenar esta cantidad de agua en el suelo puede marcar la diferencia entre una gran cosecha o una pérdida total», dice Jonah.

Jenny Rose Bagain y sus platos en conserva para todo el año / JONAH VAN BEIJNEN

Sólo variedades autóctonas

«En lugar de centrarnos en variedades de cultivos híbridos modernos con rendimientos especialmente altos (que suelen requerir muchos fertilizantes y pesticidas), plantamos sobre todo antiguas variedades autóctonas seleccionadas por su resistencia a las plagas, su tolerancia a la sequía y su aclimatación a las altas temperaturas».

Tal vez te interese:  LA SELVA CRECE MÁS con residuos del café

Y otras de lugares desérticos

«Con los cambios meteorológicos y los veranos cada vez más cálidos en toda Europa, pensamos que sería una buena idea. Para ello, buscamos en lugares como España, Marruecos, India y México, y en Internet encontramos muchas semillas interesantes para plantar.

Alubias de distintas variedades, un lujo genético / JONAH VAN BEIJNEN

Ahora cultivamos -entre otras- judías largas de Surinam, pepinillos de África Occidental, sandías pequeñas de la India, okra de Filipinas, boniatos de China y África, y frutas de la pasión de Brasil.
Por ejemplo, la mayoría de las plantas de pepino del sur de España mueren en agosto porque hace demasiado calor.

En su finca regenerativa, Sunflower Homestate, Jonah y Jenny Rose han trabajado 13.000 metros cuadrados y han plantado 270 árboles y 300 arbustos de ochenta especies.

Encontramos una antigua variedad del Himalaya que soporta muy bien los veranos calurosos. Nuestras plantas empezaron a florecer y a producir más frutos en agosto. Estos pepinos también tienen una piel con costra que les da un aspecto único al presentarlos en un plato en un restaurante.

Esta costra también evita que los frutos se quemen con el sol y hace que duren fuera del frigorífico varias semanas. En nuestra opinión, todos salimos ganando.

El semillero propio

Al utilizar variedades autóctonas, también podemos producir nuestras propias semillas cada año, lo que elimina la necesidad de comprar semillas cada año.

El semillero garantiza las cosechas del año siguiente sin gastos en comprar simiente nueva / JONAH VAN BEIJNEN

Para el control de insectos utilizamos gallinas y pavos que pasean libremente por el bosque de alimentos. Les encanta comer saltamontes y bichos que de otro modo se comerían los frutos de nuestros árboles.

También picotean las malas hierbas que hay debajo de los árboles. «Hemos seleccionado razas antiguas de España que están adaptadas al clima cálido de Murcia. Nuestros pavos negros españoles son la raza de pavos más antigua de España y sus homólogos salvajes viven en México».

Razas de corral autóctonas

«Además mantenemos gallos de la variedad andaluz azul, la raza de gallinas más antigua de España. Y Gallo murciano, que son gallinas que se han criado durante siglos en Murcia y que están muy adaptados a los calurosos veranos locales. Sólo quedan unos centenares en toda España, ya que hay poco interés en mantener estas razas antiguas y, a menudo, menos productivas». El Gallo murciano ha sido declarado recientemente raza en peligro de extinción.

Gallinas y gallos de variedades como el Azul andaluz o la Gallina murciana campan a sus anchas / JONAH VAN BEIJNEN

Resistiendo un verano tórrido

Aunque España vivió el verano más caluroso jamás registrado, la granja de Jonah y Jenny Rose ha salido adelante. «Nuestra granja se comportó estupendamente, y tanto los cultivos como los animales rindieron excepcionalmente bien en julio y agosto.

«Todos explotan a los agricultores locales pagándoles precios muy bajos y quedándose con la mayor parte de los beneficios. No queremos seguir formando parte de este sistema. Queremos ser parte de la solución«

También ha sido increíble ver cuántos animales salvajes han hecho de nuestra granja su hogar en los últimos dos años y medio. Empezamos casi sin biodiversidad en nuestra propiedad y ahora es difícil distinguir nuestra zona del parque natural regional local.

Tal vez te interese:  AROMÁTICAS que crecen en agua

Biodiversidad por cultivo tradicional

¿Estamos haciendo algo especial? En realidad no, hace unos cientos de años el 99% de la población humana cultivaba en armonía con la naturaleza de forma similar a como lo hacemos nosotros. Es la forma más lógica de cultivar, ya que es regenerativa y no arruina el entorno directo para tus hijos, además de que es menos trabajosa, ya que dejas que la madre naturaleza haga gran parte del trabajo.

Fruta de la pasión, uva y pimientos varios llenan el capazo en todas las estaciones / JONAH VAN BEIJNEN

Sólo tres años de trabajo en la finca regenerativa

Aunque acaban de empezar hace 3 años y tienen poco tiempo para trabajar en este proyecto -por sus respectivos trabajos convencionales- dicen «Ya podemos -literalmente- recoger los frutos de nuestro trabajo. Los árboles todavía tienen que crecer más, para crear un bosque alimentario realmente sombreado, lo que automáticamente reducirá también el número de malas hierbas, que siguen siendo abundantes. Por lo tanto, visualmente nuestra granja aún no tiene un aspecto tan impresionante, ya que la mayoría de los árboles sólo miden entre 2 y 3 metros. La paciencia será la clave».

Por qué hacemos esto

Jonah explica el motivo de su aventura en el casidesierto murciano. «Los alimentos del supermercado suelen tener una enorme huella medioambiental, contienen muchos residuos de pesticidas y el valor nutricional de los alimentos procedentes de la agricultura industrial ha disminuido persistentemente en las últimas décadas».

La variedad de hortalizas es enorme en la finca, con ochenta especies vegetales en explotación / JONAH VAN BEIJNEN

«Como la cadena de suministro no es tan eficiente, entre el 25 y el 70% de los productos se pierden entre la producción y el consumo. En el sur de Europa, la mayoría de las hortalizas son cultivadas por inmigrantes procedentes de África, a menudo explotados y trabajando en condiciones muy precarias», continúa.

«En la mayoría de los casos, los minoristas también explotan a los agricultores locales pagándoles precios muy bajos y quedándose con la mayor parte de los beneficios. No queremos seguir formando parte de este sistema. Queremos ser parte de la solución».

No son alternativa a las grandes explotaciones

Jonah y Jenny Rose no pretenden ser relevo de la gran distribución. «Vemos nuestro modelo de agricultura no como una alternativa a las grandes explotaciones comerciales, sino como una forma alternativa de que nuestra sociedad produzca nuestros alimentos. Y lo hacemos trabajando con la madre naturaleza y no contra ella. En realidad, haciéndonos uno con la naturaleza».

«Esperamos que las pequeñas comunidades rurales, los agricultores locales y el entorno natural puedan prosperar de nuevo».

Jenny Rose y Jonah en una excursión por la montaña de Murcia / JONAH VAN BEIJNEN

Cultivar alimentos es divertido

«Además, cultivar tus propios alimentos es divertido, te da un sentido de propósito y es un buen ejercicio. Es una gran habilidad que hay que aprender, especialmente en estos tiempos menos seguros en los que es bueno ser autosuficiente y depender de uno mismo para sobrevivir. Además, con unos insumos agrícolas muy limitados, no hay inflación en los alimentos cultivados en casa».

«Y, quién sabe, nuestro pequeño proyecto inspirará a algunos otros en la construcción de una granja orgánica autosuficiente, resistente y a prueba del clima. Todo suma».

Edición BE OnLoop sobre entrevista a Jonah van Beijnen

Descubre otros artículos como este en nuestra sección BeGreen

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba