PAMUKKALE, la gran toba termal de Anatolia

La surgencia de aguas termales originó el asentamiento de Hierápolis

Pamukkale es uno de los lugares más visitados de Turquía. Es el resultado visible de una toba, una surgencia de 17 fuentes de agua caliente y extremadamente calcárea que durante siglos ha ido dando forma a un sistema de plataformas planas y desbordantes colina abajo hasta las ruinas de Hierápolis. Pamukkale significa «Castillo de algodón», y tienes que conocerlo.

Pamukkale es un lugar especial. Lo visitamos hace muchos años y lo hemos visitado ahora. Y la diferencia es mayúscula. El motivo es que el 90 por ciento de la superficie calcárea se ha prohibido al paso.

Vídeo panorámico de la toba de Pamukkale / SKYVIEW.KZ

Los cientos de turistas que cada día se paseaban libremente por cualquiera de las piscinas calcáreas, removiendo el agua y dando al lugar un aspecto siempre lechoso, han dejado de estropear la transparencia natural del sitio. Han dejado de pisar con cualquier calzado. Y Pamukkale, el castillo de algodón, vuelve a ser lo que era.

La piscina de Cleopatra tiene la surgencia a unos tres metros de profundidad. Salen burbujas y parece que el agua esté hirviendo, pero sólo son cuarenta grados.

El vídeo de dron muestra claramente la franja del terreno reservada al turismo. El travertino blanco puro, de carbonato cálcico sedimentado, es obviamente la zona vetada.

Mejor visitarlo en silencio

Aún con esa restricción, aconsejo llegarse aquí muy temprano o a la caída del sol. Son sus dos momentos estelares, y lo son porque el silencio -y no las voces- dominan el ambiente. Y llegaremos a escuchar el débil murmullo del agua escurriéndose entre plataforma y plataforma.

Vista aérea de la toba de Pamukkale, en descenso por la izquierda / iSTOCK-Petekarici

La Piscina de Cleopatra

La piscina de Cleopatra en Pamukkale es uno de los manantiales minerales más famosos de Turquía. Se llena constantemente con agua mineral procedente del subsuelo, en la base del sitio de Pamukkale.

La existencia de esas 17 fuentes de agua caliente, a 40 grados casi todas pero alguna hasta 90 grados, prohibidas al público, fue el motivo del asentamiento de la ciudad de Hierápolis. La leyenda sitúa a Cleopatra aquí en el siglo I aC. Y ya en el siglo II de nuestra era comenzó a haber turismo casi como lo conocemos hoy. Son aguas con mucho calcio, pero también cobre, Magnesio, potasio, y con gas radón. Las columnas hundidas en el lecho de la piscina natural son efecto del terremoto que destruyó el enclave en el siglo VII.

Tal vez te interese:  STUDLAGIL, cañón de basalto en Islandia
La Piscina de Cleopatra, en la llanura bajo Pamukkale, es un rincón singular / iSTOCK-John Wreford

La piscina de Cleopatra en Pamukkale tiene la surgencia a unos tres metros de profundidad. Salen burbujas y parece que el agua esté hirviendo, pero sólo son cuarenta grados.

Pamukkale es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pablo Ramón

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba