NORTH BORNEO RAILWAY, un tren por la selva

Es un tren de 1900 con preciosos vagones de madera restaurados

Las selvas de Borneo son un paisaje de aventura que evoca este tren de época maravilloso que, en un recorrido de cuatro horas entre bosque húmedo y arrozales, te va a encantar.

Subes a un tren de vapor de la década de 1900, que recorre las vías desde Tanjung Aru a Papar, pasando por Kinarut. A Papar lo llaman El cuenco de arroz de Sabah. Por el camino recorremos las verdes vistas de los inmensos arrozales, las casas tradicionales de las aldeas levantadas sobre pilotes y los búfalos de agua que se mueven despacio por los campos. Son un icono de este sudeste asiático que nos encanta.

La gente de Sabah suele vestir con muchos colores, son gente simpátíca y hay alegría de vivir en el aire

El recorrido entre plataneras y bosque tropical se completa con un agradable servicio a bordo / PABLO RAMON

En las tierras de Sandokán

No podemos dejar de pensar que cruzamos las tierras que inspiraron a Emilio Salgari con su universal Sandokán. El Tigre de Monoprácem era un rey de Borneo que juró vengarse de los británicos, que arrebataron su trono y asesinaron a su familia, a mediados del XIX. Así que nuestro tren está fabricado pocas décadas después de aquella historia de aventuras apasionantes.

A bordo, cocina Tiffin

Estamos al noreste de la isla de Borneo, en el estado malayo de Sabah, y rompe el horizonte el monte Kinabalu, que supera los 4.000 metros. Y hemos venido a la estación de Tanjung Aru, en la costa que dicen tiene las puestas de sol más impresionantes de la isla. A bordo, los pasajeros disfrutamos de una delicia poco habitual: un desayuno y un almuerzo al estilo Tiffin, compuesto por cocina asiática que sólo con sus aromas te hace cerrar los ojos de puro placer de viajar. El tren tiene cinco vagones de pasajeros de estilo colonial totalmente renovados, y en total podemos ser 180 pasajeros.

No podemos dejar de pensar que cruzamos las tierras que inspiraron a Emilio Salgari con su universal Sandokán

Tal vez te interese:  LAGUNA NEGRA, en la montaña de Soria

País musulmán muy social y colorista

De cuando en cuando pasan las azafatas -y azafatos- repartiendo toallas muy calientes para refrescarte la cara y las manos. Y las jarras de cerveza circulan con más velocidad que el propio tren. Malasia es un país de cultura musulmana, pero enormemente tolerante con el visitante. Su gente suele vestir con muchísimos colores y en general hay mucha simpatía y cierta alegría de vivir en el aire, los habitantes de Sabah hacen mucha vida en la calle y la propia arquitectura local, con mucha ventilación y espacios al exterior, se presta al contacto humano.

Los maquinistas del tren, encantados de enseñar a todos esta joya industrial de 1900 / PABLO RAMON

Este Ferrocarril del Norte de Borneo está construido y operado de acuerdo con los más altos estándares internacionales y cumple plenamente con las normas de seguridad actuales, así que viajamos muy tranquilos en ese aspecto. Y si te quedas con ganas de tren popular también los tienes, por supuesto, muy interesantes.

Los mercados son visita obligada del viaje, como éste de verduras en Tanjung Aru / PABLO RAMON

El North Borneo Railway tiene dos salidas semanales, los miércoles y los sábados) y se requiere reservar al menos un día antes de la salida.

Que disfrutes de Sabah !

Pablo Ramón

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba