BULNES: un tesoro escondido en el corazón de los Picos de Europa

Asturias está repleta de parajes naturales, rutas y actividades que practicar, como el descenso del río Sella en canoa o la Senda del Oso en bicicleta. Pero hoy os invito a descubrir uno de los tesoros más escondidos de Asturias, Bulnes. Un encantador pueblo dentro del majestuoso Parque Nacional de los Picos de Europa.

Este lugar, apartado del bullicio cotidiano y sólo accesible a pie o por funicular, ofrece una experiencia única de turismo rural y aventura. Vamos a explorar juntos las opciones para llegar a Bulnes, sumergiéndonos en la belleza de su arquitectura tradicional y la impresionante naturaleza que lo rodea.

Bulnes: un refugio en las alturas

Bulnes, con apenas 30 habitantes, se encuentra enclavado entre gigantescas moles de roca caliza, ofreciendo una postal viva de la vida rural en un entorno montañoso. Este pequeño pueblo ha sido un punto de paso tradicional para montañeros y ahora se convierte en un destino perfecto para quienes buscan paz y belleza natural.

Cómo llegar: a pie o en funicular

Antes de aventurarte, es crucial planificar bien tu visita. Puedes iniciar la ruta a pie desde Poncebos, donde también se encuentra el inicio de la famosa Ruta del Cares. Es recomendable llegar temprano para asegurarte un lugar de estacionamiento, especialmente en temporada alta. Otra opción es dejar el coche en Arenas de Cabrales y tomar un autobús hacia Poncebos.

Ruta de senderismo desde Poncebos

  • Recorrido: Lineal, ida y vuelta por el mismo sendero.
  • Dificultad: Media/baja, adecuada para quienes están acostumbrados a caminar en montaña.
  • Longitud: 8 kilómetros en total.
  • Tiempo estimado: Aproximadamente 3 horas y 30 minutos.
  • Desnivel: 500 metros de subida y bajada.

La ruta comienza justo después de cruzar un túnel en Poncebos, tomando un desvío a la izquierda hacia el puente de la Jaya. Desde allí, el camino se hace entre piedras sueltas y zigzags a lo largo del arroyo, ofreciendo vistas panorámicas del valle. A pesar de su dificultad media-baja, esta no es una simple caminata; el sendero presenta tramos expuestos y puede ser resbaladizo, especialmente en la bajada.

Tal vez te interese:  ÉZARO: la cascada que desemboca en el Atlántico

Subida en Funicular a Bulnes

Una alternativa cómoda para aquellos que prefieren una opción menos exigente físicamente, es el funicular desde Poncebos, con una subida tranquila y pintoresca hasta Bulnes.

Explorando Bulnes: Un paseo por el pueblo

Una vez en Bulnes, te espera un paseo agradable por sus calles adornadas con flores, bares rústicos y tiendas de artesanía. No dejes de probar la sidra local, un verdadero deleite en este entorno idílico.

Bulnes de Arriba

Bulnes se divide en dos barrios, y te recomiendo tomar el pequeño desvío a Bulnes de Arriba, un lugar que ofrece rincones aún más tranquilos y vistas impresionantes.

Más allá de Bulnes: rutas adicionales

Si te quedas con ganas de más caminata, desde Bulnes puedes acceder al mirador del Naranjo de Bulnes en solo 10 minutos adicionales. Para los más aventureros, un camino más desafiante te llevará hasta la base del Pico Urriellu, prometiendo vistas y experiencias inolvidables.

Así que ya sabes, visitar Bulnes es sumergirte en la esencia de los Picos de Europa. Ya sea que elijas el senderismo o el cómodo acceso en funicular, Bulnes promete ser un refugio de tranquilidad y belleza natural. Te invito a descubrir este rincón asturiano, donde cada paso te acerca más a la naturaleza y la historia viva de España.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Conocías este peculiar pueblo? No te pierdas nuestra sección BEexplorer y decubre los lugares más bellos de España y el mundo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba