SYLVAIN TRABUT: ¡el Bosque Animado existe!

El artista francés recupera la ilusión de su infancia en la naturaleza

Sylvain Trabut es el vivo retrato del artista autodidacto a partir de elementos recogidos en la naturaleza, con los que crea personajes y escenarios. Casi un gnomo romántico, recoge los pequeños tesoros que la Naturaleza le pone al alcance en los alrededores de su casa en el Gers, en el sur de Francia, y en sus viajes. Y da rienda suelta a su imaginación de niñez combinando creaciones fijas -personajes estáticos- y móviles -vídeos animados con personajes articulados-.

Sylvain explica su trayectoria con cuatro pinceladas de su más tierno curriculum. Tierno porque todo esto comenzó en su infancia.

Vídeo sobre la trayectoria de Sylvain Trabut / SYLVAIN TRABUT

Un pino de su misma edad

“Crecí en el campo, invitado por la Naturaleza a venir y observarla. Cuando nací, mis padres plantaron un pino silvestre. Mi hermano planta y yo tenemos la misma edad, pero hoy su copa supera con creces mi pelo blanco”, comenta al presentarse.

¡Qué susto le hemos dado a nuestro amigo lobo! Con el gorro de lana no nos reconocía… / SYLVAIN TRABUT
La charanga del fruto seco. Avellanas y bellotas maduras ponen ritmo al bosque / SYLVAIN TRABUT
Un vampiro frugívoro. Es inofensivo, como su nombre indica sólo come fruta / SYLVAIN TRABUT

El bosque, un patio de recreo

“De niño, entrecerraba los ojos ante insectos diminutos para observar la naturaleza de una forma ´muy pequeña´. Los árboles eran mi mejor patio de recreo. Y cuando crecí seguí subiéndome a los árboles, para recogerme cuando necesitaba dar un paso atrás”.

Durante su juventud, su carrera artística y creativa le llevó a trabajar en videojuegos y en ilustración. “Pero volví a los árboles para vivir de mi actividad actual. Un bosque habitado por este pequeño universo que desarrollo”.

“Hoy sigo teniendo la posibilidad y la oportunidad de trepar a los árboles, aferrándome a las ramas, entrelazándome con la corteza, para recolectar recursos preciosos”, dice en su web.

Un caracol fumador avanza sobre la grava del campo. Debe de ir colocado, caminando en seco… / SYLVAIN TRABUT
Ya lo sospechábamos. El ratón de campo se zampa el maíz cuando nadie le ve ¡y en la cena pide más! / SYLVAIN TRABUT
Una cría de bellota -el color verde le delata la edad- quiere volar. En este bosque todo es posible / SYLVAIN TRABUT

Mejor el bosque que el ordenador

“Todos estos son elementos que utilizo, después, para crear personajes. Prefiero perderme en el bosque, entre las ramas y los musgos, que en Internet, en medio de inteligencias artificiales y algoritmos”.

Vive en el bosque y en las redes sociales. “Estoy en las redes sociales para establecer contactos, porque para eso es una herramienta formidable. Pero aspiro a estar lo menos posible detrás de una pantalla”, comenta.

Tal vez te interese:  HIPERREALISMO Y AGUA de Marissa Oosterlee

Móviles, para que los personajes cobren vida

“Me encanta hacer móviles. Ver que los personajes se mueven ligeramente les da aún más presencia”, afirma Sylvain.

Su proyecto más reciente lo ha hecho con su compañero músico, Rémy Vincent, el espectáculo “L’appel de l’arbre”. Y ha viajado a países francófonos para poner en valor el mundo del bosque entre estudiantes de infantil y secundaria.

Edición BE OnLoop con información de Sylvain Trabut y de una rana del bosque, muy cotilla

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba