LA ESPAÑA AZUL de Nacho Dean

El ecoaventurero malagueño analiza el agua captada en la expedición

Nacho Dean -Málaga, 1980- acaba de terminar su periplo La España Azul dando la vuelta completa a la Península Ibérica en un velero equipado con material de medición de la calidad del agua. Los resultados se van interpretando, y pronto tendremos un veredicto para el mapa ambiental marino de nuestras costas.

La expedición científica divulgativa de Nacho Dean -ecoaventurero malagueño con especial querencia por la protección del mar- finalizó en Barcelona esta pasada semana tras dar la vuelta marina a España y Portugal.

Video de AMBIENTE EUROPEO sobre la expedición LA ESPAÑA AZUL

De manera recurrente, todas las muestras de agua a lo largo del recorrido han tenido un dato clónico: positivo en microplásticos. Ya sea en el Cantábrico, el Atlántico o el Mediterráneo.

La expedición científica La España Azul está ahora en plena interpretación de los datos recogidos. Tiene como objetivo dibujar un mapa exhaustivo de la contaminación marina en agua profunda y litoral, documentar la situación ambiental de la costa y divulgar la importancia que tiene cuidar los océanos, desde el agua pero sobre todo desde tierra adentro.

Una aventura entre Cantábrico, Atlántico y Mediterráneo

En un barco específicamente equipado para la ocasión, Dean ha navegado con un equipo itinerante de entre cinco y diez personas, según los tramos.

La singladura arrancó del puerto de San Sebastián en septiembre de 2022 y ha supuesto 9 meses de navegación y algunas paradas en puerto para llevar a cabo actividades educativas y de divulgación.

Tras un alto en Málaga el amarre siguiente fue Cartagena, en días de un mar especialmente agitado.

«El mar es el gran desconocido, lo vemos como una masa azul donde nos bañamos en vacaciones y sacamos el pescado que nos comemos, pero en realidad sabemos muy poco de él», comentaba Nacho Dean a Miguel Ángel Ruiz, redactor de Medio Ambiente del diario La Verdad. «En el País Vasco hemos encontrado muchos residuos de la actividad pesquera y en otros tramos de costa botellas, bolsas, latas, productos de higiene y limpieza… y siempre colillas. Aunque se trate de un espacio protegido», comenta Dean.

Nacho Dean -a la derecha- con Daniel Rolleri, director de la ONG Ambiente Europeo / AMBIENTE EUROPEO

Un día a bordo del Canala II

El día a día en el barco ha empezado al alba, extendiendo la red-manta en un lateral del velero para la recogida de muestras. Se ha barrido durante cuatro horas y tomando muestras a tres profundidades, una, tres y cinco millas de la orilla. Esas muestras han sido enviadas a un laboratorio de la Universidad de Cádiz, que asume los resultados.

Además, para información de cada comunidad autónoma española se ha elegido 3 tipos de entornos: la costa próxima a la ciudad más grande, una zona de mar virgen y una desembocadura de río.

La colaboración de Ambiente Europeo con Nacho Dean

La expedición ha hecho mediciones de agua en cada comunidad autónoma y también limpiezas de costa con voluntarios, que han seguido utilizado el protocolo del proyecto Limpieza Internacional de Costas (International Coastal Cleanup), la mayor iniciativa de ciencia ciudadana sobre basuras marinas del mundo liderada globalmente por Ocean Conservancy y coordinada en España por Ambiente Europeo Los datos obtenidos pasarán a formar parte de la base de datos internacional con sede en la ciudad de Washington, EE.UU. y de la nacional gestionada por Ambiente Europeo. 

Murcia, y el caso del Mar Menor

En el caso de Murcia, la expedición ha tomado muestras en Cartagena, el Parque Regional de Calblanque y la entrada de la rambla del Albujón en el Mar Menor respectivamente.

Los captadores de muestras de agua han sido facilitados por la Universidad de Cádiz / AMBIENTE EUROPEO
Todas las muestras analizadas han dado positivo en microplásticos / AMBIENTE EUROPEO
El cuaderno de mediciones incluye muestras a una, dos y cinco millas de la orilla / AMBIENTE EUROPEO

En esas declaraciones a La Verdad, Dean comentaba «Ya sé que en la rambla del Albujón obtendremos sobre todo una alta presencia de nitratos procedentes de la actividad agrícola. El estado del Mar Menor no dice nada bueno de nosotros. Este humedal es vital para nuestra salud y no somos conscientes”.

Entre 2013 y 2019, Nacho Dean dio la vuelta al mundo a pie -33.000 kilómetros en solitario sin asistencia- y comunicó nadando los cinco continentes

Y añadía «La actividad agraria, industrial y turística tiene un gran impacto sobre el océano, que sin embargo nos provee de alimento y de oxígeno, regula la temperatura y nos aporta beneficios económicos si somos capaces de aprovechar sus recursos de forma sostenible».

Actividades en Aguilas, Cartagena y Mar Menor

En Águilas y en Cartagena Ambiente Europeo colaboró con la coordinación de varias actividades. Como una limpieza a manos de alumnos del IES Europa de Águilas en el Parque Regional Puntas de Calnegre-Cabo Cope y una charla en la sala Isaac Peral de la Universidad Politécnica de Cartagena.

Y en el Mar Menor, el director de Ambiente Europeo, Daniel Rolleri, con otros miembros de la Asociación trabajó durante la jornada a bordo del barco con Nacho Dean, con apoyo de una lancha semirrígida y la edición de un vídeo divulgativo.

Miembros de Ambiente Europeo se unieron al equipo del Canala II en el Mar Menor / AMBIENTE EUROPEO

La España Azul tiene apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico y la colaboración de socios en todos los puntos del recorrido, como la ONG de lucha contra los plásticos marinos Ambiente Europeo, titular de BE OnLoop

Tal vez te interese:  ALASKA SEAFOOD, el pescado más salvaje y sostenible

No es ésta la primera gran aventura de Nacho Dean. En 2019 culminó cinco años dando la vuelta al mundo a pie. Fueron 33.000 kilómetros en solitario y sin apoyo técnico. Y conectó nadando los cinco continentes. Nos lo cuenta en ‘Libre y salvaje’ y ‘La llamada del océano’, de Planeta.

ENTREVISTA A NACHO DEAN

Abordamos -claro- a Nacho Dean en su parada en Cartagena. Y queremos preguntarle muchas cosas.

BE- Un anuncio de una agencia de viajes se burlaba de la ignorancia de muchos de nosotros y terminaba con el lema «Hay que viajar máas…». Somos mayoritariamente ignorantes del mar. ¿Tenemos que navegar más? ¿Cómo acercar a la gente al agua salada, -más que al baño en la playa, quiero decir-?.

ND- En primer lugar, creo que hay que tratar a las personas con respeto. En segundo lugar, no hace falta navegar más sino mejor, como toda actividad que pretenda cuidar el medio en el que se desarrolla. Está claro que hay que acercar el mar a la sociedad, darlo a conocer y concienciar de lo íntimamente ligadas que están la salud y la economía a la salud de los ecosistemas marinos, pero con un orden y una planificación.

BE- En su vuelta a España con vistas a España… ¿la basura tiene que ver con los tópicos? Por ejemplo, ¿es más seria la basura en Cantabria y más bromista en Cádiz? Dele la vuelta a esta pregunta tonta como quiera. En el fondo me interesa saber ¿somos igual de cochinos en todas partes?

ND- La basura es basura, lo que resulta interesante es cómo en función de la localización y la orientación de la playa aparece un tipo u otro de residuos. Por ejemplo, en el Cantábrico nos encontramos muchos objetos derivados de la pesca: cabos,sedales, estachas, anzuelos, cajas de poliespán…En Murcia y Almería plásticos de la agricultura. En playas urbanas: colillas de tabaco, bastoncillos de orejas, bolsas de plásticos, botellas…

BE- ¿Hay más conciencia ecológica en los adultos porque hemos hecho más kilómetros y tememos por nuestros hijos, o en los jóvenes porque son conscientes de lo que se les viene encima?

ND- Hay poca conciencia en ambas edades y mucho camino por recorrer, muestra de ello es el estado en el que estamos dejando el planeta. Ahora, es cierto que los jóvenes han nacido con mucha más información, tanto para saber el estado en que se encuentra el medio ambiente como para actuar.

BE- En una versión actual de «Buscando a Nemo», Dory, la divertida pez -o peza- que le acompaña en busca de su padre, muere por acumulación de mercurio. Y a Nemo, perdido, se lo lleva una red de arrastre. The End. Con ese cortometraje… ¿los niños y sus progenitores se apuntarían en masa a una ONG del medio ambiente o se pasarían a los fingers de pollo?

ND- Es muy buena idea emplear el cine como herramienta de concienciación.

Hay que buscar narrativas atractivas para inspirar y motivar al cambio. Nosotros lo hacemos a través de la aventura y la exploración, qué duda cabe que el arte y el cine es un medio valioso para despertar conciencias. Con ese cortometraje, como bien indicas, habría todo tipo de reacciones.

BE- Siempre hemos pensado que la Naturaleza puede con todo. Con toda la porquería, con los incendios forestales… De repente los que esquían ven que el calendario se les encoge y que ver la mitad de pistas abiertas en enero es un milagro. El verano de 2022 fue tórrido, con incendios forestales hasta en un parque de Londres. Y este año ya estaba decretado el estado de Sequía en Cataluña en febrero. Visto el mundo desde el agua marina ¿en qué se aprecia que hay urgencia por revertir cosas? ¿Cuáles son las señales visibles en el mar que ha conocido?

ND- Son muchas las amenazas para los ecosistemas marinos. Una de ellas, la alarmante pérdida de biodiversidad como consecuencia de la sobreexplotación pesquera, los barcos cada vez tienen que ir más mar adentro buscando caladeros. El deshielo de los polos, el aumento de las temperaturas y la subida del nivel del mar como consecuencia del calentamiento global. Estamos explotando los recursos por encima de su capacidad de regeneración, alterando el clima…pero los principales perjudicados somos nosotros mismos. El planeta y la naturaleza son resilientes, anti-frágiles, llevan sobreviviendo millones de años y lo van a seguir haciendo con o sin nosotros.

BE- A principios de los años ochenta entrevistamos a un concejal «de Medio Ambiente y Deportes» de un pueblo grande muy al sur de Alicante, para comentar sobre el deterioro de sus ecosistemas palustres y la presión urbanística. Su primera frase, antes de la primera pregunta, fué: «A ver… yo eso del medio ambiente no lo tengo mu claro». ¿Cree que responsables de la gestión ambiental local de hoy serían capaces de repetir esa escena, de palabra o de facto?

Tal vez te interese:  ENZIMA COME-PLÁSTICO lo degrada en horas

ND- El medio ambiente y el deporte son campos muy diferentes como para meterlos en una misma concejalía, aunque haya deportes que se practiquen al aire libre y estar en la naturaleza sea a la par muy saludable.

Las autoridades deberían ser los primeros en velar por la salud de los distintos ecosistemas porque de ellos dependen la economía, el turismo, la pesca, la gastronomía y la salud de un país. Tomar decisiones respaldadas con datos científicos sin embargo, al día de hoy todavía se toman muchas decisiones guiadas por las opiniones, la ideología y la ignorancia.

BE- La película «My Octopus Teacher» -Lo que el pulpo me enseñó en traducción al cine local-, ganó a la película de Obama como documental en los Oscar de 2021. Y tuvo efecto en el público ese verano hasta el punto de que muchos restaurantes declaraban que clientes rechazaban el pulpo a feira cuando se les proponía, y se tiraban a los chopitos y a las rabas. No le pregunto por el poder de la comunicación porque es obvio, pero ¿cómo se debería abordar en su opinión las enseñanzas de experiencias como las suyas para que el mensaje del mar calara en la gente mucho más tiempo que el que dura en nuestra memoria un documental?

ND- La educación es un pilar fundamental para transformar la sociedad, por ello empleamos el mayor número de canales posibles para divulgar y dar a conocer la rigurosa labor que realizamos como la web y redes sociales, entrevistas, libros, conferencias, documentales, colaboraciones con organizaciones…

En cuanto al tono, creemos necesario hacerlo desde la pasión, el gusto y el interés, con pasión y optimismo, para llamar a la accion en lugar desde la culpa, el sacrificio y el esfuerzo. Mostrar esperanza y soluciones desde un lugar atractivo.

También resulta interesante que el contenido sea veraz, creíble y esté respaldado por evidencia científica, pero hablar desde el corazón y el sentimiento es un lenguaje que puede ser mucho más efectivo para dirigirnos a un público generalista.

BE- Menorca iba a estrenar Parque Nacional en su Costa Norte hace veinte años. Los pescadores deportivos, que echan la caña como mayor distracción durante la temporada baja, estaban de los nervios de ver tanta restricción en la isla. Uno de ellos me dio un paseo en lancha por la zona y vimos varios espantos. Una cascada de aguas negras excedentes de la depuradora de Ciutadella impedía el buceo y la pesca en dos kilómetros a la redonda, un restaurante de postín de Ciutadella desfiguraba una calita de roca en la que hasta entonces los vecinos con barca venían a hacer su paella de domingo desde hace siglos, y quinientas gaviotas se comían cajas y cajas de pescado que un pesquero tiraba por la borda para ajustarse a la cantidad necesaria para no bajar los precios en el Mercat des Peix. Menorca es Reserva de la Biosfera. Trabalenguas: ¿Cómo curar esas locuras?

ND- Con frecuencia, se deposita la responsabilidad del cuidado del medio ambiente en el consumidor, el ciudadano de a pie, cuando la realidad es que las empresas tienen una mayor capacidad de impacto en el entorno, positiva o negativamente, como esa cascada de aguas negras o esas cajas de pescado. Hay que regular desde el conocimiento y el sentido común, midiendo muy bien el alcance de cada medida, para no intentar matar moscas a cañonazos, dar lugar a sinsentidos y que finalmente quien salga perjudicado es el pescador que lleva años pescando en la misma zona.

BE- Si le pregunto cómo van los datos de la expedición a fecha de hoy… ¿puede responder sin que sea spoiler?

ND- Hasta la fecha, el 100% de las muestras analizadas en el laboratorio contienen plásticos y microplásticos.

BE- ¿Cómo sería una campaña publicitaria suya para espabilar al público y que tomáramos conciencia de que nuestra basura acaba en el agua salada? Piénsela bien, y ojalá que tengamos suerte.

ND- Sería una mezcla perfecta de emociones y ciencia:

1) Mostraría el recorrido de un bastoncillo de oreja que se tira por el inodoro, llega a la red de alcantarillado, al río, de ahí al mar y el mar lo devuelve a la playa (simulado con una cámara haciendo todo ese recorrido). Sería muy llamativa, podría aplicarse a cualquier objeto de higiene que se tira por el water y educaría a millones de personas que tiran su basura por el inodoro.

2) Mostrar el estómago de un mamífero marino, una tortuga…llena de plásticos (emocional) y hablar de cómo los microplásticos entran en la cadena trófica y el humano ingiere 40grs. (el equivalente a una tarjeta de crédito) a la semana.

Pablo Ramón con informaciones de La Verdad y Ambiente Europeo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba