PLANTAR RÁBANOS con éxito

En Europa hay unas 370 variedades de rábanos

¿Te animas a plantar tus propios rabanitos? Alan Van Brackel nos cuenta con detalle en el portal Consoglobe cómo una buena siembra garantizará una buena cosecha durante todo el año. Es el primer paso y el más importante. El experto te detalla los consejos que necesitas saber sobre la siembra de rábanos: dónde, cuándo y cómo, para que sea un éxito.

Los rábanos son hortalizas resistentes y bastante fáciles de cultivar. Con un poco de cuidado, darán un toque de frescura a cada temporada, ya sea en la mesa o en el jardín. Y podemos cultivarlas para recoger simiente y poder tenerlas también al año siguiente.

Tutorial de Toni, de La Huertina, sobre cultivo de rábanos / LA HUERTINA DE TONI

Sembrar rábanos

El rábano alegra nuestro huerto entre marzo y noviembre, y merece la pena conocer las variedades y consultar, para acertar mejor en nuestra parcela. Porque sólo en Europa tenemos sobre 370 variedades.

Los hay crujientes, de sabor refrescante o incluso bastante picantes, y tienes rabanitos rojos, negros o blancos (los Daikon). Y aunque no tengamos costumbre, las hojas también son comestibles. Podemos cocinarlas de varias maneras.

Sólo en Europa hay unas 370 variedades de rábanos / PEXELS – Gustavo Fring

Cuándo sembrar los rábanos

La temporada de siembra comienza a principios de la primavera, en febrero y marzo. Luego, según vayan creciendo y comiences cosecha se aconseja seguir sembrando cada dos semanas, según necesitemos.

Al principio y al final de la temporada, las hortalizas se esfuerzan un poco más por encontrar el calor y la luz que necesitan para crecer. Para sembrar en estas épocas del año, mejor escoge zonas de pleno sol.

La temperatura de siembra

Los rabanitos no son muy tiquis-miquis con la temperatura. De hecho, aunque en abril caiga una helada, si no es muy fuerte no tendrá consecuencias. Pero si en tu zona son frecuentes esas heladas, confirma que eliges una variedad resistente a los cambios de temperatura.

Siembra de rábanos en verano

Vainas secas de rabanito, listas para que las guardes para próximas plantaciones / PEXELS – Eva Bronzoni

Si los rábanos se quedan dos días sin agua… se quedan como corcho, dejan de ser comestibles. En verano hay que cambiarlos a lugar con sombra o media sombra.

Tal vez te interese:  POSIDONIA, una planta vital para los ecosistemas marinos

El suelo para los rábanos

En general, a los rábanos les van los suelos arenosos, de pH neutro y mejor si les da el sol. Antes de sembrar los rábanos, remueve bien la tierra para que las raíces crezcan sin esfuerzo. Y es genial si le incorporas un poco de compost.

Ojo al escarabajo pulgoso

Tus rábanos podrían sufrir el ataque del escarabajo pulgoso. Si los siembras junto a espinacas tendrás una ayuda natural contra ese bicho. Y para más tranquilidad, no pongas con los rábanos a otras variedades de la familia, como nabos o coles, porque les atacan las mismas enfermedades y parásitos. Tampoco les gusta vivir junto a sandías y pepinos -cucurbitáceas-.

Combinación de cultivos

Los rábanos crecen bien cuando se combinan con coles, lechugas, berros, zanahorias, espinacas, guisantes, judías, lechugas, capuchinas y berros. Sin embargo, la experiencia demuestra que debe evitar cultivar rábanos junto a pepinos y sandías.

Cómo sembrar la simiente del rábano

Para sembrar rábanos redondos, siembra las semillas en la superficie y luego cúbrelas con una fina capa de tierra.

Para rábanos largos, haz un surco de 1,5 a 3 cm de profundidad y siembra en él los rábanos antes de cubrirlos.

Luego, para ambos casos, no metas los plantones muy juntos, para tener raíces más oxigenadas. Por ejemplo un rábano cada 4 cm. Y aprieta un poco la tierra en torno al tallo antes del riego primero.

También puedes comprar cinta de semillas, biodegradable y ya preparada para simplemente desplegar, cubrir con un poco de tierra y regar, como muestra el vídeo de La Huertina de Toni que hemos adjuntado.

Deja secar tus rábanos y te darán semilla

Para tener semillas de rábano, simplemente deja 6 rábanos grandes en la tierra y deja de regarlos. Al secarse florecerán y aparecerán las vainas, con las semillas en su interior. Recógelas cuando estén bien secas.

Cosecha las semillas de rábano y guárdalas envueltas en papel o en un tarro sin humedad, en un lugar oscuro.

Tal vez te interese:  ORQUÍDEAS, cáscaras de nuez para potenciar la floración

Y si prefieres comprarlas, compra semilla ecológica en herbolarios o centros de jardinería. Alan Van Brackel defiende que compremos semilla ecológica para apoyar a los agricultores que respetan el medio ambiente y sin pesticidas ni productos químicos.

Edición BE OnLoop de artículo de Alan Van Brackel en Consoglobe

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba