CHRISTIAN MOULLEC: el hombre que guía a los gansos

Un viaje que comenzó en los años 90 y que ahora permite a turistas volar junto a aves migratorias.

Hoy os invito a conocer la historia de Christian y Paula Moullec, una pareja que ha dedicado más de un cuarto de siglo a una misión muy especial: volar en ULM (Ultra Ligero Motorizado) junto a bandadas de gansos, para guiarles en sus rutas migratorias mientras capturan imágenes que han dejado a todo el mundo sin aliento.

Durante 20 años Chirtian y Paula Moullec ha guiado a los gansos por rutas migratorias seguras

De Bretaña al cielo: una historia inspiradora que une el cielo y la tierra

La historia de esta pareja y su conexión con los pájaros comenzó en Saint Pierre y Miquelon, donde Paula conoció a Christian en 1995. Fue entonces cuando Christian, meteórologo de profesión, se percató de las arduas pruebas que enfrentaban los ánsares chicos en su travesía migratoria desde Alemania hasta Suecia. Este episiodio les impulsó a interesarse por las rutas migratorias de las aves y por la figura del zoólogo austriaco Konrad Lorenz, conocido por su estudio del comportamiento animal. Desde entonces los Moullec comparten su vida y la pasión pasión por los pájaros. Mientras Christian se pierde entre las nubes, guiando a los jóvenes gansos a través del cielo, Paula cuida de su granja, en donde alrededor de 250 aves han nacido literalmente en su cocina.

Las dificultades de los gansos en su ruta migratoria

En los últimos treinta años, 421 millones de pájaros han desaparecido principalmente debido a prácticas agrícolas destructivas, el uso de pesticidas, los fertilizantes químicos y el cambio climático. Por esto razón, la pareja comenzó a volar junto a los pájaros con la idea de ayudarlos en sus rutas migratorias. Con el paso del tiempo, lo que comenzó como un proyecto de conservación para reintroducir el ganso de frente blanca en Suecia, se transformó en una experiencia compartida con el mundo.

El método de la impronta: creando lazos entre humanos y aves

Recreación de Cristian Moullec junto a sus gansos en su granja de Francia


Christian y Paula Moullec decidieron ayudar a las aves a encontrar rutas más seguras y poco poco trabajaron para acercarse a ellas usando el método de la impronta. Este método ayuda a que las aves reconozcan a Christian como una figura parental. Para crear ese vínculo y ganar su confianza, Christian empezó a criar gansos huérfanos, en su casa de Francia. Acompañándolos en sus rutinas diarias, durmiendo e incluso bañándose con ellos.

Tal vez te interese:  NACHO DEAN, el aventurero da la vuelta a la Península a vela

Así, cuando las aves crecen y están preparadas para el vuelo, Christian las guía, gracias a un ala delta motorizada que el mismo adaptó. En el aire Moullec puede interactuar de manera cercana y segura con los grupos de gansos, escoltándolos y guiándolos en sus rutas migratorias por Europa.

Los gansos y otras aves vuelan juntos formando una figura que recuerda a la letra “V”, porque cada pájaro al batir sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al ganso que va detrás de él. Volando en V, todo el grupo aumenta por lo menos en un 70% su poder de vuelo, en comparación si lo hiciera un ganso solo. Acompañar a estos pájaros no es tarea fácil. Se necesita un pilotaje fino ya que los gansos en su vuelo pueden ascender a más de 100 metros de altura, para luego descender bruscamente, un desafío que Christian compara con dirigir “boomerangs en vuelo”. A esto se suma el mantenimiento de los ULM, especialmente después de arduas jornadas volando por los fiordos de Noruega.

“Volar con aves es una experiencia espiritual abrumadora”

Christian Moullet

Asociación Vol en “V” un vuelo inolvidable

Más allá del vuelo, el objetivo principal de los Moullec siempre ha sido educar y sensibilizar al público sobre las amenazas que enfrentan las aves migratorias. A través de estas experiencias, buscan inspirar un cambio en las personas hacia la naturaleza, y destacar el alarmante declive de las poblaciones de aves migratorias en Europa, que encesitan protección.

Los Moullec divulgan sobre prácticas simples que todos podemos adoptar para ayudar a las aves. Alimentarlas durante el invierno, usar menos el coche o evitar los pesticidas, son solo algunos ejemplos.

Además de sus propósitos de conservación, desde 2006 Christian lleva a turistas en estos vuelos. Gracias al trabajo de su asocición Vol en “V” , consigue fondos que ayudan a mantener su proyecto de conservación en funcionamiento. Con su ultraligero personalizado, los pasajeros vuelan junto a los gansos y tienen una vista inmejorable, e incluso pueden tocar a las aves.

Tal vez te interese:  YACOUBA SAWADOGO, el campesino que frenó el desierto del Sahel

Actualmente Christian y Paula Moullec, tienen alrededor de 150 gansos en su pequeña granja aislada. Allí tratan de recrear ambientes naturales a pequeña escala, además cuidan de aves heridas y trabajan junto a ellas para reintroducirlas en su hábitat natural. En los últimos años, los Moullec han notado que el número de aves silvestres que necesitan asistencia ha aumentado, debido a la acción humana y la degradación des sus hábitats.

Moullec ofrece experiencias de vuelo turístico para proteger a las aves migratorias.

Christian Moullec un héroe de cine

La vida y obra de los Moullec han sido plasmadas en varios documentales y películas. A su vez, el propio Christian ha documentado ampliamente sus experiencias de vuelo con fotografías y vídeos. Creando toda una biblioteca de imágenes muy valorada por científicos y amantes de la naturaleza.

Uno de los documentales más notables en el que Moullec ha participado es “Winged Planet” (“Planeta Alado”), emitido por Discovery Channel. Por su trabajo en este documental, Moullec fue galardonado con un premio Emmy en 2013.

El filme “Volando juntos” (2020) es otro ejemplo que refleja indirectamente el trabajo de los Moullec. Aunque el filme es una ficción, cuenta una historia similar a la de Christian y Paula, y gracias a esta película se popularizó su proyecto y aumentó la conciencia sobre la importancia de cuidar y preservar las especies en extinción.

La historia de Christian y Paula es la histaria de unos héroes medioambientales que nos recuerdan que cada acción cuenta. Los Moullec han elegido no solo luchar por la biodiversidad, sino hacerlo de una manera que inspire y llene de asombro, demostrando que la conservación y la defensa de la vida silvesre es una aventura emocionante y profundamente hermosa.

¿Te ha gustado conocer la historia de Christian Moullet? Cada año más de 100.000 grullas llegan a España en su viaje migratorio ¿Te apuntarías a volar con ellas? Conoce otras historias inspiradoras en nuestra sección BEhero

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba